Transformando el Perú > Noticias > Internacional > Más allá del mar: el problema del Silala

Más allá del mar: el problema del Silala

Por: Katia Zea.


Más allá del mar: el problema del Silala

“SILALA”, también llamado Siloli, es un sistema hídrico ubicado en la zona del altiplano andino, entre Bolivia y Chile, es el nombre que engloba una nueva disputa territorial entre ambos países.

Su origen se ubica en el departamento boliviano de Potosí y, desde allí, el curso de agua recorre 56 kilómetros, cruzando la frontera internacional entre ambos países, hasta desembocar en los ríos San Pedro de Inacaliri y Loa, en la región chilena de Antofagasta.

Chile vs. Bolivia en la haya por aguas del río silala

El gobierno chileno demandó hoy a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para que ésta instancia determine si el río Silala tiene el carácter internacional y, por ende, si este país puede aprovechar sus aguas.

La presidenta chilena Michelle Bachelet dijo en una entrevista que el requerimiento se basa en el hecho que el gobierno boliviano “insiste en que son aguas de un manantial, nosotros que es un río internacional”.

“La demanda es para pedir que la Corte se pronuncie sobre si es un río internacional como decimos nosotros”, detalló la jefa de Estado chilena.

Sus aguas, pertenecen a ambos países

Bolivia afirma que es un manantial cuyas aguas fluyen a Chile por canales artificiales construidos en 1908, y que Chile está haciendo un “uso ilegal y abusivo” de estas aguas “sin pagar por ello”.

Chile asegura que se trata de un río internacional, que nace en Bolivia, cruza la frontera hacia Chile y desemboca en el Río San Pedro de Inacaliri, en la cuenca hidrográfica del Pacífico.

ee

El conflicto

El 23 de marzo pasado Bolivia anunció que demandaría a Chile ante la Corte Internacional de La Haya por el río Silala.

El conflicto nació luego de que Bolivia reclamara a Chile una compensación por el uso de las aguas del Silala, pues señalan que se trata de un manantial que nace en su territorio -específicamente en el departamento de Potosí- mientras que La Moneda ha manifestado que se trata de un río de curso internacional.

En 2009, ambos países anunciaron un acuerdo para resolver la controversia, que entre otras cosas contemplaba cancelar por el uso del 50% de las aguas, por parte de nuestro país. Sin embargo, la cancillería chilena ha recordado que el texto nunca se firmó tras el rechazo de las comunidades de Potosí, quienes pedían un pago retroactivo.

Evo Morales refutó esta versión, asegurando que las negociaciones anteriores fueron abandonadas por Chile. Según consigna el Ministerio de Comunicaciones de ese país, el canciller David Choquehuanca mostrará las actas.

Boliviagrabochi

Los argumentos cobraron fuerza este sábado cuando el presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció que su gobierno presentará una demanda a la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) para que Chile “reconozca que tiene una deuda millonaria” con el país andino por el uso durante más de 100 años de las aguas del Silala.

Según el canciller boliviano, David Choquehuanca, los manantiales “han sido drenados, canalizados por obras civiles por una empresa de ferrocarriles de Chile”, tras un permiso dado por Bolivia en 1908.

El funcionario dijo que una firma chilena de ferrocarriles solicitó ese año la autorización a la prefectura de Potosí porque necesitaba el agua para el funcionamiento de sus locomotoras y obtuvo el permiso por 99 años, concesión que fue revocada en 1997.

Según Choquehuanca, actualmente las aguas del Silala son usadas en el norte de Chile por empresas mineras.

 


Chile

grabochi2Por su parte, el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, dijo que las declaraciones del mandatario boliviano son un “voladero de luces” y “una utilización política de un tema el contexto que conocemos en Bolivia”.

Este respondió mostrando un mapa adjunto al Tratado de 1904, el cual, según dijo, confirma al Silala como un río internacional.

“Este mapa es decidor y es un antecedente muy importante para nosotros, porque Chile siempre ha defendido la integridad del Tratado de 1904 que fijó las fronteras de manera definitiva entre ambos países”, afirmó el canciller de RREE.

El gobierno de Chile afirma que Bolivia reconoció al Silala como río internacional hasta 1997, pero ese año cambió sus argumentos y empezó a defender que sus aguas provenían de manantiales en su territorio desviados por Chile.

El canciller dijo asimismo que Evo Morales quiere “utilizar a Chile” con esta nueva demanda “para enfrentar los problemas de política interna” que tiene en su país.

Señala también que “no se trata de justicia ni de derecho, sino simplemente de una política de hostilidad permanente hacia Chile, que, por cierto, no aceptamos”.

El ministro de RREE, Heraldo Muñoz, explicó las razones que motivaron esta medida.

“Por instrucción de la Presidenta de la República a esta misma hora en la Haya la directora de Fronteras y Límites de la Cancillería, Ximena Fuentes, ha hecho entrega al secretario de la Corte la solicitud de la demanda chilena, para que se determine si el río Silala es un río internacional y por lo tanto Chile tiene derechos sobre las aguas de este curso de agua”, dijo Muñoz.

“Bolivia sostiene que el Silala no es un río internacional por eso reclama el uso del 100% de sus aguas, esta posición se remonta solo a 1997 (…) a partir de ello el presidente de Bolivia anunció en marzo que su gobierno presentaría una nueva demanda contra Chile por lo que llamó el ‘robo’ de las aguas del Silala, y ha realizado una serie de acciones para que el Silala no siga fluyendo hacia Chile, esto es inaceptable”, añadió.

Por esto, el canciller detalló que la demanda contra Bolivia ante la CIJ se basa en cinco puntos:

  1. “Chile le pida a la Corte que decida que el río Silala es un curso de agua internacional, cuyo uso se encuentra regido por el derecho internacional”.
  2. “Que Chile tiene derecho a un uso equitativo y razonable de las aguas del río Silala en conformidad al derecho internacional”.
  3. “Que bajo el estándar de uso equitativo y razonable Chile tiene derecho al uso que actualmente hace de las aguas del río Silala”.
  4. “Que Bolivia tiene la obligación de tomar todas las medidas adecuadas para prevenir y controlar la contaminación y otras formas de daño a Chile, resultante de sus actividades en las cercanías del río Silala”.
  5. “Que Bolivia tiene la obligación de cooperar con Chile y notificarle oportunamente de medidas que haya planificado y que pueda tener un efecto adverso en los recursos hídricos compartidos, de intercambiar antecedentes e información y de conducir cuando sea apropiado un estudio de impacto ambiental para permitir a Chile evaluar los posibles efectos de estas medidas”.

Otros

Entre otros problemas para Bolivia se encuentra la decisión de Chile de subir las tarifas para las exportaciones bolivianas por el puerto de Antofagasta

La Cancillería de Bolivia y representantes de los empresarios del sector minero y exportador de este país denunciaron el viernes que Chile da un “trato discriminatorio” a los exportadores bolivianos de minerales en el puerto Antofagasta debido a que se aplican en su contra medidas que no afectan a firmas chilenas.

La reacción se produjo después de que ejecutivos de la Empresa Portuaria de Antofagasta (EPA) comunicaran a los exportadores el incremento de sus tarifas y otras medidas que limitan las opciones de comercio de la carga boliviana, según los empresarios.

El vicecanciller boliviano, Juan Carlos Alurralde, recordó que el Tratado de 1904, que fijó los límites territoriales tras la guerra del Pacífico, establece que Chile reconoce a favor de Bolivia “el más amplio y libre derecho de tránsito” por los puertos.

El citado documento establece, además, que ambos Gobiernos deben acordar en actos especiales la reglamentación conveniente para ese propósito, por lo que cualquier decisión sobre la operación de los puertos chilenos para el libre tránsito de mercancías bolivianas debe ser acordada por ambos países, añadió Alurralde.

Señaló que de esa forma se ha operado, por ejemplo, en el puerto chileno de Arica donde “no se sube ni un centavo de la tarifa sin un acuerdo” con las autoridades bolivianas.

El Gobierno y los empresarios defendieron que Bolivia tiene derechos para el libre comercio en las terminales chilenas y enfatizaron que los costos que asume Chile son una “pequeña compensación” porque Bolivia perdió su costa en la guerra de 1879.

Actualmente, Bolivia y Chile sostienen un pleito en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por la demanda boliviana de una restitución del acceso al Pacífico.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta