Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Melissa Valdiglesias > GSP: Hacia el desarrollo energético del Sur

GSP: Hacia el desarrollo energético del Sur

Por: Melissa Valdiglesias.


GSP: Hacia el desarrollo energético del Sur

Luego de un arduo proceso de negociación, por fin ha concluido la venta de la participación de Odebrecht en el Gasoducto Sur Peruano al Consorcio Sempra – Techint, lo que significa el reinicio de las obras de construcción de este megaproyecto que pretende llevar el gas natural de Camisea a las ciudades del sur del país.

La concesión de transporte de gas natural, Gasoducto Sur Peruano, fue un megaproyecto convocado durante la gestión del ex presidente Ollanta Humala Tasso, que forma parte del Proyecto “Mejoras a la Seguridad Energética del País y Desarrollo del Gasoducto Sur Peruano”, que contempla la creación de un ducto de transporte de gas natural desde la provincia de Anta hasta la Costa Sur del País[1], de tal forma que esta infraestructura permita el afianzamiento de la seguridad energética del país, así como la descentralización de la generación eléctrica del país y el desarrollo del Polo Petroquímico en la zona sur del país.

El área de influencia del proyecto comprenderá la totalidad de las regiones de la zona Sur del país, desde Apurímac, Puno, Arequipa, Cusco, Moquegua y Tacna, que están comprendidas dentro del recorrido del ducto, que contará con infraestructura para el suministro de gas natural hacia las regiones previamente mencionadas, de acuerdo con lo señalado por la Ley N° 29852, Ley que crea el Sistema de Seguridad Energética en Hidrocarburos y el Fondo de Inclusión Social Energético, y la Ley N° 29970, Ley que afianza la Seguridad Energética y promueve el desarrollo del polo petroquímico en el sur del país.

Dada la trascendencia de un proyecto de esta naturaleza, éste no se ha visto exento de diversas críticas provenientes de diferentes sectores: Políticos, Económicos y Sociales. Ciertos agentes han manifestado sus suspicacias respecto a la gran inversión que éste representa (la Asociación Pública Privada más costosa del Perú hasta el momento).

Entre los problemas que viene enfrentando el proyecto, se encuentran los referidos a las críticas expresadas por la Contraloría General de la República que ha manifestado su deseo de verificar el proceso de adjudicación al Consorcio Odebrecht, Enagás y Graña y Montero, que fuera el ganador del proceso de selección, lanzado en el año 2012. El contralor Edgar Alarcón ha señalado que se ha advertido un sobrecosto en el proyecto, que se traduce en un perjuicio económico para todo la población nacional que debe solventar el proyecto mediante un cargo tarifario incluido en las facturas del servicio eléctrico.

Otro problema, a tener en consideración son las denuncias de corrupción que viene afrontando la empresa Odebrecht en Brasil, la misma que le ha producido una falta de liquidez y bancabilidad al no contar con el financiamiento necesario para poder continuar con los diversos proyectos que tiene Latinoamérica, lo que lo ha obligado a vender sus activos para así poder superar las contingencias económicas que le vienen afectando.

Sin embargo, a nuestro juicio, el problema más grave que enfrenta el proyecto es el que señalara el economista e investigador sanmarquino Jorge Manco Zaconetti, quien afirmara que se está construyendo un gasoducto que no tiene reservas; un proyecto de masificación del gas natural que es una aspiración de los pueblos sureños y que se va a truncar como esperanza porque no tiene asegurado el gas que lo alimente en los próximos 35 años[2].

Pese a estos problemas, la importancia social y económica del Gasoducto Sur Peruano es evidente, porque implica llevar el gas natural al sur del país, descentralizando su utilización, por el bien del país, es necesario que este proyecto se concrete.

[1] Fuente: Proinversión, www.proyectoapp.pe

[2] Fuente: Diario Uno “Gasoducto Sur Peruano con sobrevaloración de subsidio” del 12 de agosto de 2016.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta