Aprendizaje espejo

Por Alberto Bernilla Meneses

Aprendizaje espejo

Juan, de 7 años que cursaba el segundo grado de primaria,  tuvo esa mañana una discusión con uno de sus amigos del salón, Enrique, con el cual siempre compartía los recreos y más de un trabajo en equipo, me atrevo a decir que ambos compartían una amistad estable en los años escolares que les tocó compartir. Al parecer, esa mañana, Enrique había usado un adjetivo despectivo contra Juan, en el afán de hacer reír a sus compañeros y ganarse más de una mirada o aplauso,  a lo cual Juan le reclamo de manera airada y un tanto descontrolada.

Las discusiones son comunes en las horas de clases, la idea no es suprimirlas por completo sino enseñar a sobrellevarlas y siempre restablecer el lazo afectado con nuestros semejantes. Lo realmente extraño fue ver que Juan no conseguía olvidarse de lo que le habían dicho, ya habían conversado ambos, habían reflexionado sobre lo ocurrido y se habían tomado acciones para resolver el conflicto, sin embargo continuaba en sus ojos y su postura corporal la molestia, que aumentaba a enojo, el enojo que era rabia y la rabia que nada le faltaba para ser ira. Opté por conversar con Juan fuera de la clase, poniéndome a su altura recuerdo haberle preguntado “¿Que sucede Juan? – Estoy muy molesto por lo que Enrique, me dijo – Pero él ya se disculpó, reconoció su error y te pidió disculpas ¿No puedes disculparlo?”, aún reconozco perfectamente los ojos de extrañeza de Juan al escuchar esa palabra escondida, ese vocablo salido como de un universo lejano. Juan pensó por un momento largo y cuando esperé no escuchar una respuesta lo oí decir – “¿Por qué yo lo perdonaría si mi mamá no ha perdonado a mi papá?”.

Las neuronas espejo (descubiertas por Rizzolatti en 1990) son las responsables del aprendizaje por imitación, los comportamientos sociales que se forman desde la temprana edad son aprendidos mediante la observación a los agentes educativos más concurridos por el estudiante, en otras palabras el niño también aprende viendo los comportamientos de sus padres, familiares, profesores e incluso figuras públicas; Bandura (1986) mediante una investigación muy relevante expone como los medios afectan el carácter agresivo de los niños que ven programación violenta. A esta edad nos parece poco probable que no se llegue a distinguir entre que comportamientos deberían ser imitados y que comportamientos no, pero recordemos que estamos hablando de estudiantes que todavía no acaban el 4to ciclo de educación básica regular (antes de los 10 años), es decir con una ética en formación.

Podemos ver entonces que el aprendizaje no es un acto exclusivo de las aulas o las bibliotecas, no existe una postura de enseñanza sino una vida completa de mensajes y receptores que cada día nos invita a aprender. Para que exista una educación emocional, social, cognitiva y sea completa, se necesita que todos los agentes educativos (familia, escuela y comunidad) cumplan con sus responsabilidades hacia el futuro. Aunque vivamos en una época donde el futuro es un valor, si tomamos conciencia de lo que hace años llevamos enseñando podremos ver resultados esperanzadores.


Aprendizaje espejo
2 votos con un promedio de 5 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta