Transformando el Perú > Maria Lazo > Arequipa: la ciudad Luz

Arequipa: la ciudad Luz

Por: Maria Lazo

Arequipa: la ciudad Luz

La ciudad de Arequipa está ubicada en una zona privilegiada de valle en medio del desierto con un promedio de 10 horas diarias de sol todo el año y con un nivel de radiación alta de 900w/m2 y energía promedio de 7,1 KW-h/m2 al día. En el año goza de 320 a 330 días de sol resplandeciente. Por cada metro cuadrado de área que recibe radiación solar, se puede generar 5,3 KW-h de energía.

Con el crecimiento urbano acelerado en los últimos treinta años, se han depredado las áreas agrícolas, convirtiéndolas en zonas urbanizadas, debilitando los ecosistemas naturales lo cual aumenta la sensación de calor en la ciudad, que con el transcurrir de los años se pone en riesgo las condiciones adecuadas de vida en la ciudad.

Con este potencial solar, los ciudadanos y empresas locales no solo pueden autoabastecerse de energía, a través de la instalación de paneles fotovoltaicos en los techos de sus viviendas y edificios, sino también distribuir lo que generen. Siendo así la ciudad de Arequipa puede considerarse una ciudad privilegiada naturalmente, pero poco se ha hecho hasta ahora para promover el aprovechamiento de los recursos renovables en la ciudad. Algunas iniciativas aisladas de aprovechamiento de la energía fotovoltaica en espacios comunes en un edificio de vivienda multifamiliar, el autoabastecimiento de energía solar en un colegio privado local que cuenta con 30 paneles solares que permite el funcionamiento de la institución educativa y una empresa productora de pisco y vino que usa energía solar para la mejora de sus procesos, teniendo en todos los casos una reducción en el consumo eléctrico.

Una iniciativa que se presenta con gran interés es la que está promoviendo el Gobierno regional de Arequipa para establecer la ley de generación distribuida para el Perú apoyado por el Ministerio del Ambiente, en coordinación con el proyecto de apoyo a la gestión del cambio climático, entidad que cuenta con el financiamiento internacional para la elaboración de los estudios que deberán concluir el presente año.

Con esta iniciativa de Generación distribuida permitirá aprovechar las diferentes fuentes de energía renovable que estarán conectadas a la red de distribución de energía eléctrica, de tal modo puedan ser utilizadas por otros y de este modo puedan obtener descuentos en sus recibos de luz.

Si bien esta es una iniciativa de negocio que permitiría generar una suficiencia energética a la ciudad, esto nos pondría como la primera ciudad solar del Perú. Si bien es un paso dentro de todo lo que la ciudad requiere para ser una ciudad sostenible.

 

Esta iniciativa ya está funcionando con éxito en varios países del mundo. Un caso a nombrar es el de las ciudades solares argentinas de Zárate (Bs. As.), Campana (Bs. As.), Gálvez (Santa Fe), Rosario (Santa Fe), Santa Fe (Capital), Paraná (Entre Ríos), Mendoza (Capital), San Genaro (Santa Fe), Firmat (Santa Fe), Venado Tuerto (Santa Fe), Villa Dolores (Córdoba), Las Parejas (Santa Fe), San Carlos Sud (Santa Fe), Yerba Buena (Tucumán) y San Salvador de Jujuy (Jujuy). Todas ellas conforman la Red de ciudades solares que funciona en base a las acciones de un equipo promotor organizado en cuatro órganos: El Consejo Técnico Asesor y tres Área de trabajo: el Área de Sensibilización y Divulgación que tiene como objetivo hacer visible al conjunto de la sociedad las ventajas y posibilidades de uso de la energía solar; el Área de Capacitación y Formación que tiene como objeto crear espacios de investigación y formación que permitan la correcta captación de la energía solar; y el Área de Generación de normativas y políticas que tiene por objetivo propiciar la creación de un marco jurídico que permita el correcto desarrollo de la energía solar. Esta iniciativa está en constante expansión.

Pero si bien estas medidas energéticas contribuyen a mejorar las condiciones urbanas, es necesario reducir el alto nivel de radiación que afecta a la ciudad. Ciudades como Toronto, Copenhage y París han aprobado una ley que requiere que todos los techos nuevos de la ciudad tengan algún tipo de vegetación en un intento de combatir la contaminación ambiental.

Los beneficios de los techos verdes son considerables, ya que absorben hasta el 80% de la lluvia, ayudando a reducir los problemas de inundación producidos por las tormentas. Ayudan a reducir las temperaturas urbanas, el efecto de “isla de calor”, lo cual provoca la destrucción de la vegetación local por la retención de calor de los edificios que aumenta la temperatura de la zona entre 1,8 y 5,4 grados. Se reducirá el gasto de energía que se utiliza para calentar los edificios en invierno y enfriarlos en verano y protegerá la misma edificación de los rayos UV y los cambios bruscos de temperatura, tal que extienden su propia vida al doble que la membrana de un techo sin protección. Otro proyecto interesantes es el de Jardines Verticales.

Un caso interesante que podría aplicarse en nuestra ciudad es el proyecto sobre agricultura urbana en la ciudad de Nueva York llamado Design Trust for Public Space’s, un proyecto que busca alentar a toda la población a involucrarse en la agricultura urbana. En principio se instalaron, en 5 distintos condados, pequeñas áreas verdes que, además de contribuir positivamente al medio ambiente, decoran la ciudad.


Arequipa: la ciudad Luz
1 voto con un promedio de 5 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta