Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Roncuaz > Astucia viciosa e inteligencia, Escobar y Ricardo III

Astucia viciosa e inteligencia, Escobar y Ricardo III

Por: Roncuaz

Astucia viciosa e inteligencia, Escobar y Ricardo III
Acabo de terminar de ver esta serie de Netflix. Como muchas otras películas o producciones televisivas que constituyen lo que podríamos llamar el género “mafia”, la historia de Pablo Emilio Escobar Gaviria, repite casi con exactitud milimétrica el patrón de Ricardo III de Shakespeare.
Primero, en el orden clásico del argumento: ascenso de orígenes humildes o malhadados, alianzas y amistades verdaderas que son poco a poco reemplazadas por cálculos políticos, cúspide del éxito o esplendor, breve curva de caída lenta, derrumbe estrepitoso y final deshonroso.
Segundo, en lo que me interesa resaltar en este post; la diferencia entre astucia viciosa e inteligencia que es en el fondo el tema de la historia. Tema tácito pero fortísimo que termina por imponerse siempre, en la serie, en la literatura pero sobre todo y antes, en la vida real. Se me ocurre que en realidad todo tema moral es un tema de inteligencia más que de pasiones, emociones o sentimientos.

¿Cuál es esta diferencia? La inteligencia se dirige naturalmente a la verdad y orienta la voluntad al bien verdadero despertando la emoción por la belleza y educando así los sentimientos que a su vez hacen más fácil la contemplación de la verdad en un círculo virtuoso. La astucia viciosa en cambio es una reducción de la inteligencia que responde exclusivamente a las necesidades generadas por las bajas pasiones. No se diferencia del buen ingenio práctico en lo operativo sino en el objeto al que se dirige. La astucia viciosa nubla la sensibilidad para los valores superiores y hace que la inteligencia los considere inalcanzables, de allí brota el cinismo y el “doble pensar” que justifica cualquier acción inmoral en nombre de fines más altos que en realidad no lo son o también la justificación de todo por las circustancias. El astuto vicioso siempre dirá que él vive en el “mundo real”, cuando ha traicionado la realidad más profunda de su propia humanidad.

Como Ricardo III, Escobar es muy astuto pero no es inteligente.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta