Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Cesar Sánchez > Batalla por Alepo: batalla por la humanidad

Batalla por Alepo: batalla por la humanidad

Por: César Félix Sánchez Martínez


Batalla por Alepo: batalla por la humanidad

La oligarquía mediática de Occidente nos quiere vender otro “trending topic” orientado a la manipulación sentimental global: la imagen de un niño rescatado en Alepo de un bombardeo “realizado por las fuerzas de El Assad”. La vieja fórmula está lista, caso individualizado, una criatura indefensa y responsable individualizado, el terrible gobierno sirio.  Como en el mundo de las redes sociales, el razonamiento más o menos complejo es el eterno ausente, pues tendremos otro intento en esa batalla –no menos cruenta y prolongada- por “sensibilizar” a la opinión pública respecto la necesidad de una paz inmediata. Paz, pero obviamente según la OTAN: una fuerza “multinacional” que cumpla lo que los terroristas jocosamente denominados “moderados” no pudieron realizar. Pierre Gaxotte, en su libro fundamental sobre la revolución francesa, mencionaba –a propósito del ascenso del oscuro Robespierre a un liderazgo inimaginable- el llamado “arte real”, el arte de manipular conciencias, enseñado y aprendido en las logias masónicas. Triste época la nuestra, donde este “arte real” ha adoptado proporciones gigantescas.

Mientras se libra este episodio de la batalla por las conciencias, una batalla trascendental se libra en estos instantes. Una, cuya suerte decidirá el porvenir de la humanidad. La vieja ciudad mediterránea de Alepo cuyo origen se pierde literalmente en la noche de los tiempos, reducida escombros, es el campo de batalla entre el Ejército Árabe Sirio y las heteróclitas milicias rebeldes, por lo general compuestas por fundamentalistas y/o mercenarios. De ganar estos últimos, tendremos un mundo donde la anomia se hermane con el unipolarismo, de la mano de una plutocracia mundial, afianzada en los viejos centros de la talasocracia atlanticista. Aquellos territorios que no sean reducidos a la monopólica «gobernanza» global se convertirán en una suerte de tinieblas exteriores en combustión controlada. De la misma forma en el reino del Espíritu: el nihilismo confesional del Occidente moderno convivirá con su hermano/enemigo aparente, el salafismo sunnita, unidos ambos en una negación irracionalista y materialista de la tradición socrática. Si la victoria es para el Ejército Árabe Sirio y para el gobierno legítimo de ese país, la multipolaridad y la vieja teoría del equilibrio geopolítico (que no es perfecta, pero que aseguró al mundo paz durante el siglo XIX y cuya destrucción, de la mano de Clemenceau, Lloyd George y Wilson después de 1919, no ha hecho más que producir desastres hasta hoy) podrán ofrecer la posibilidad de una paz real a la región y al mundo. Una paz que permita que los pueblos se gobiernen de acuerdo a sus costumbres y tradiciones jurídicas peculiares, sin que ukases imperiales impongan aberraciones.

Ese último resquicio de soberanía nacional (de la que estamos tan necesitados en nuestro hemisferio occidental) es quizá lo único que “retiene” a la humanidad de caer en un Poder Omnímodo, para el que la población del Occidente moderno ha sido preparada  “espiritualmente” ya desde hace décadas.

La batalla por Alepo es la batalla por el destino de la Humanidad.  No es casual que se libre en la que quizás sea la ciudad más antigua del mundo. En ella se juega un crucial destino: la civilización simbolizada en la polis habitada o la barbarie, quizá aún peor que la barbarie primitiva, aquella “barbarie de la reflexión” que Vico vaticinaba para los últimos estadios bestiales de su Edad del Hombre –época de secularización y “democracia-, donde los hombres «harían selvas de las ciudades». La suerte está echada.


Batalla por Alepo: batalla por la humanidad
1 voto con un promedio de 4 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta