Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Roncuaz > El bien común, el gran ausente

El bien común, el gran ausente

Por: Roncuaz  roncuaz


 

El bien común, el gran ausente

Hasta donde vi no estuvo ni como slogan en la campaña de ninguno de los candidatos. Todos, hasta los autocanonizados izquierdistas, se centraron en ofrecer soluciones a problemas estructurales concretos, compartiendo con el país entero la gran ilusión del pragmatismo económico, esa idea perversa según la cual basta con mejorar las condiciones de vida para que la vida de las personas mejore. La más eficaz zanahoria para el burro y que lo mantiene burro, corriendo detrás de una ilusión que sirve de señuelo que usa el que carga en su pobre espalda. La escuché desde muy niño y jamás la pude creer. No sé, tal vez siempre fui ingenuo o me convenció una célebre novela de los 80 con Verónica Castro: “los ricos también lloran”.

En serio el dinero no basta. Sé que es un lugar común que hasta lo usa un banco para enyucarnos tarjetas de crédito, pero la ecuación es evidente: el Perú creció económicamente pero no moralmente, como no creció moralmente se volvió más violento y corrupto que antes porque si el gran señuelo es tener billete y pasarla bien, la forma más rápida y fácil, sin bancos ni trámites es meterle un balazo a alguien por una paga, acribillar un cambista o forrarse con algún faenón sin ensuciarse los florshaim.

Como no creció moralmente decreció políticamente y así tenemos el desastre del proceso y la farandulesca campaña electoral que gracias a Dios ya terminó en su primera parte. Imposible no evitar la vieja doctrina del bien común, la razón de ser de toda buena política. No es el consenso de intereses, no se decide por votación, es el bien verdadero a secas, el mayor bien para el mayor número de personas. Si el gobernante no tiene ni idea de él, dará palos de ciego mendigando la aprobación popular y dando el triste testimonio cínico y desesperanzador de que vivir sin principios es la única manera de “hacerla” en política.

Tenemos la esperanza de que esta segunda vuelta pueda devolvernos por lo menos un poco de sensatez y podamos ver un debate real de ideas y opciones que vayan más allá del mutuo desprestigio. Sumemos, no restemos.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Comment(1)

  • Jorge Rodríguez Pacheco
    Abril 13, 2016 at 10:19 am

    Me quedo con la siguiente idea. Los candidatos tendrán idea de lo es el bien común? El bien a secas, es algo complicado de entender y menos de considerar dentro de un pragmatismo económico.
    Vi en la primera vuelta que todo se centró en el tema económico y no en el Bien Común o en la regeneración de la sociedad por todos los peruanos con un norte claro.
    Felicitaciones por esta iniciativa.

Deja un comentario

1 Comentario