El infatigable verdugo

Por: Margaret Callata


 

El infatigable verdugo

Una de las cosas que dejó los célebres debates por la presidencia, es la incansable participación de Fernando “Popy” Olivera contra el candidato Alan García, a quien enfrento abierta y deliberadamente, relatando sus “delitos”, o como le viene a decir Popy: “Ud. (Alan) encarna la impunidad” refiriéndose claramente a él como una “sombra oscura” que atropelló al pueblo peruano durante sus periodos de gobierno.

andina.com.pe
Fuente: Portal Andina

Frente a ello, podemos decir claramente dos cosas: la primera, el debate presidencial organizado por el JNE, era con la clara finalidad de que cada candidato a la presidencia pueda expresar las propuestas de sus planes de gobierno, como también, hacer comentarios, replicas, o preguntas sobre las mismas a los otros candidatos, a quienes por sorteo el JNE los había puesto como “contrincantes” para abrir un debate, y así poder informar a los miles de peruanos sobre las propuestas de todos los candidatos a través de las cadenas televisivas que transmitieron el debate. Lo segundo, es que, a pesar de haberse trazado esta finalidad, y que obviamente, algunos candidatos durante sus réplicas o preguntas, atacaron directamente a su contrincante, adicionando que, los moderadores en todo momento pedían guardar la calma y que se abstengan de acusaciones, el candidato Fernando Olivera, era de oídos sordos a estas reiteradas menciones por los moderadores, y no se contuvo ante su contrincante Alan García, a quien le  dijo sus innumerables acusaciones, denuncias e investigaciones por las que ha suscitado durante su vida política, recordándole, ciertamente al pueblo peruano, que a veces parece no tener memoria, las “obras” del Dr. Alan. Cómo atinadamente se comentó en redes sociales: “Popy le leyó el descargo del juez a Alan” o “Le dijo su vida en un minuto”.

El tiempo (3 minutos), que dispuso Fernando Olivera durante la segunda etapa del debate, dedicado casi exclusivamente a atacar a su contrincante, el cual fue mucho mayor a los dos minutos iniciales con los que contó en la primera etapa, en los que clara y pausadamente, pudo explayarse en las obras y políticas de gobierno que plantea, en una clara visión de una nueva justicia, menos pobreza, empoderamiento de los recursos naturales de nuestra nación y una nueva clase media; empezando así un buen discurso, sin embargo, notablemente usó el tiempo de la segunda etapa del debate para atacar al “pervertidor de los valores peruanos” como refiere el señor Olivera, recordándole al candidato Alan García el enriquecimiento ilícito, el departamento de parís, el baguazo, las colas, la inflación, el paquetazo, el caso “lavajato”, las coimas de Odebrech, las coimas del tren eléctrico, la masacres de los penales, el comando Rodrigo Franco entre otros.

LatinatomaYT
Fuente: Captura de Youtube / Latina TV

Durante la tercera etapa, de preguntas ciudadanas, en el que contaba con un minuto para contestarla, a mi parecer, ante la pregunta: En un eventual gobierno, ¿Cuál sería la primera medida económica a implementar para poder dinamizar el crecimiento económico del Perú? Su respuesta era básicamente incrementar el gasto público a través de la inversión en infraestructura y programas sociales y de saneamiento como túneles, hospitales, ferrocarriles, saneamiento de agua y desagüe entre otros, y otra vez le ganó el tiempo. Para la cuarta etapa, de un mensaje final de 1 minuto y medio, se vio a un Fernando ya menos exaltado, pero aún más preocupado, quizá haya caído en cuenta qué uso más tiempo en atacar que en presentar propuestas claras sobre su plan de gobierno, aprovechando en dar sus ideas fundamentales de como terminar con la delincuencia, las deudas sociales, la inclusión de los discapacitados, la eliminación de las servis, y otra vez, Alan García era el blanco de su ataque, en un breve desliz,  nuestro verdugo incansable; que no figura ni en los seis primero lugares en intención de voto por las principales encuestadoras, como IPSOS PERU, DATUM, CPPI, entre otros; había recordado al pueblo peruano las “obras” del tan nombrado Dr. Alan, quizá Olivera no gané el sillón presidencial, pero al menos, le refresco la memoria a los casi 30 millones de peruanos.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta