Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Gonzalo Cervantes > El lado oscuro de las elecciones (Parte II)

El lado oscuro de las elecciones (Parte II)

Por: Gonzalo Cervantes. Gonzalo


El lado oscuro de las elecciones (Parte II)

Si pensamos que los números de ausentismo, blanco y nulo han sido alarmantes en estas elecciones, no hemos visto nada. Este problema solo se agrava cuando se analiza algunas regiones, en este caso hemos tomado los datos de la ONPE para Arequipa y esto es lo que hemos encontrado.

graf1

En cuanto al ausentismo, aparentemente Arequipa tiene una vocación de participación mayor al promedio del Perú, es decir, mayor porcentaje de arequipeños acuden a las urnas que de la media del Perú, de 1035064 hábiles, 895156 emitieron su voto. Esto es bueno, puesto que habla de una mejor representatividad de las autoridades elegidas, sin embargo esta es una primera foto, no nos dejemos engañar, veamos que sucede a continuación para las elecciones congresales en la región Arequipa.

El sistema que tenemos nos plantea un conteo de votos medio engañoso, sobre todo teniendo en cuenta que estamos obligados a votar. Si bien el padrón de electores habla da un número finito de votantes, los porcentajes finales no se dan sobre se número, sino sobre el número de votos emitidos y por último sobre el número de votos válidos, es decir SIN BLANCOS NI NULOS. En el caso arequipeño, para elecciones congresales tenemos que:

graf2

Es decir al total de votantes hábiles (posibles votos) le restamos primero el ausentismo, de ese 86.5% que nos queda, sustraemos un 32.295% y nos quedan 606038 votos válidos, sobre esta cifra nos darán los resultados. Esos votos válidos representan el 58.55% de los electores hábiles.

graf3

Sin embargo estas son las cifras que veremos:

graf4

Pero por último solo nos enseñarán el cuadro con los votos válidos es decir 67% de los votos emitidos o 59% del total de votantes hábiles. Esto es lo que nos queda al final.

graf5

Si, que no nos sorprenda, así de feo se ve el mapa congresal Arequipa, pero si esto parece complicado, entonces no queremos hacer uno sobre el voto preferencial. El voto preferencial es aquella opción que tenemos para escribir el número del candidato al congreso que tenga nuestra confianza o preferencia. Propiamente estos son los únicos votos directos que tienen los candidatos al congreso. La ganadora en esto es Ana María Choquehuanca con 27265 votos. Acá los 5 candidatos que con seguridad estarán en el congreso (falta definir el 6to).

graf6

Si bien esa cantidad de votos parece bastante en el siguiente gráfico podemos ver lo que en realidad significan primero para el total de votos válidos y después para el total de votantes hábiles de Arequipa.

graf7

Así es como se ve realmente la representatividad de los congresistas elegidos por Arequipa, no llegan ni al 12% sumando todos sus porcentajes, es decir no representan a la población propiamente. Muy bien podría entenderse que Ana María Choquehuanca comenzará su periodo legislativo con 97.3% de la población de la región Arequipa sin sentir representación en su cargo, tal vez esta es una de las tantas causas de la mala percepción del Congreso.

Es momento de dejar de mentirnos y pedir nuevos cambios en el sistema democrático. Para empezar estas dos cosas deben de cambiar:

  • Las elecciones presidenciales no deben de ser simultáneas a las congresales, esto no solo limita recursos sino que también la capacidad de informarse por parte de los ciudadanos, centrados todos en la elección de presidente. Es sorprendente la escases de planes de gobierno o ideas fuerza en las candidaturas congresales, por lo general les funciona mejor los fósforos y los polos. No estamos siendo conscientes que estos señores van a ser los que normen nuestras actividades, fiscalicen al gobierno de turno y representen nuestros intereses a nivel nacional.
  • No podemos seguir teniendo tantas opciones, debe de haber filtros que nos permitan ir disminuyendo paulatinamente a los candidatos al congreso, de forma que al salir elegidos tengan representatividad en los ciudadanos. En el caso arequipeño en algún momento se llegó a tener 130 candidaturas al congreso, eso es simplemente inentendible. La confusión nos lleva a no saber ni que símbolo marcar. En teoría se dan igual número de cupos a todos los partidos, como número de curules puede tener un departamento. Sin embargo este es otro caso en el cual la realidad ha sobrepasado a la norma.

Si no comenzamos reclamando por estas modificaciones clave en el sistema democrático, es posible que las instituciones que nos plantea este hermoso sistema pierdan legitimidad ante la población y caigamos en algo que los peruanos hemos visto varias veces, las botas en las calles, o incluso algo peor.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta