Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Hugo Paz > ¿En qué momento se jodió el Perú?

¿En qué momento se jodió el Perú?

Por: Hugo Paz Pastor.
Gerente General de Stratega Consultoría & Capacitación

¿En qué momento se jodió el Perú?

Es la pregunta que se hacía Zavalita en la novela “Conversación en La Catedral”, escrita por Mario Vargas Llosa [1969]. Seguidamente, éste mira a su alrededor y piensa: no hay solución.

Han transcurrido casi cincuenta años desde que nuestro premio nobel escribió aquella novela, y aún muchos peruanos se hacen la misma pregunta ¿En qué momento se jodió el Perú? Y como todo en la vida, cada uno puede ensayar su propia respuesta. Aquí va la mía.

El Perú no está jodido. El Perú tiene todo lo que otros países quisieran tener. Tiene una tierra y un mar generoso, con gran cantidad y variedad de recursos naturales. Una historia invalorable, combinada con una geografía envidiable. El Perú tiene a Machu Picchu, Caral, Chan Chan, el Valle del Colca, las Islas de los Uros y las Líneas de Nazca. El Perú tiene una de las mejores gastronomías del mundo. Tiene una mezcla de culturas que lo enriquecen. El Perú tiene costa, sierra y selva. El Perú lo tiene todo, aquello que sumado, hoy forma parte de su ventaja comparativa a nivel global. ¿Entonces, por qué “nos parece” que estamos jodidos? Por comodidad y decisión propia.

El Perú no está jodido, jodidos estamos los peruanos, que denunciamos la corrupción, pero cuando tenemos la oportunidad de darle “una coima” al policía, lo hacemos. Estamos así porque nos inventamos historias sobre la gente, incluso creando nuestras propias evidencias, pero cuando hablan de nosotros, nos hacemos los ofendidos. Renegamos de las calles sucias, pero cuando vemos a alguien botar una cáscara al suelo, no decimos nada. Nos pasamos semáforos en rojo, no respetamos al peatón, “choleamos” a la gente, y aun así, reclamamos más justicia. Criticamos el actuar de nuestras autoridades, pero cuando nos toca apoyar una causa en favor de nuestra ciudad, “sacamos cuerpo”. Así es más cómodo pues.

Nos hemos acostumbrado a exigir cambios, y a que estos sean liderados o realizados por otras personas. Preferimos sentarnos en la platea con nuestra “canchita”, para ver cómo transcurre el partido. Celebramos cuando hay gol e insultamos cuando algún jugador falla un pase. Todo, menos entrar a la cancha a jugar. El Perú no cambia, no por sus políticos, ni por los medios de prensa o los programas de televisión, tampoco por sus leyes. El Perú no cambia porque los peruanos, conscientes o no, no queremos que cambie.

No, Zavalita, el Perú no está jodido. Lo que pasa es que los peruanos nos “echamos una siesta” y recién empezamos a despertar. Pero a partir de hoy, Zavalita, la cosa será distinta. Más peruanos nos sumaremos al cambio. Dejaremos de criticar y empezaremos a construir. Respetaremos la luz roja y no le daremos coima al policía. Ayudaremos al prójimo y trabajaremos por nuestra comunidad, desde donde nos toque hacerlo. Desde hoy, Zavalita, saldremos de la comodidad de la platea y juntos jugaremos el partido para construir un Perú mejor.

“Pueden pasar muchos años mientras esperamos que las cosas o las demás personas cambien, y aun así no cambiarán. Pero existe otro camino: cambiar nosotros mismos. Si cada uno de nosotros cambia, todo a nuestro alrededor empezará a cambiar.”

HPP

¿En qué momento se jodió el Perú?
1 voto con un promedio de 4 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta