Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Roncuaz > ¿Izquierda? ¿Derecha? ¿Conservador? ¿Liberal?

¿Izquierda? ¿Derecha? ¿Conservador? ¿Liberal?

Por: Roncuaz.   roncuaz

¿Izquierda? ¿Derecha? ¿Conservador? ¿Liberal?

Como en toda reducción de la realidad, cuando uno habla de izquierda o de derecha, conservador o liberal, en realidad no sabe muy bien de qué está realmente hablando a no ser que precise el término con lo que el término termina por terminar de ser lo que importa.

Si por izquierda se entiende que uno defiende a la persona contra el anonimato del capital sin patria ni humanidad, pues habría que ser bastante malvado para ser de derecha. Pero si por izquierda se entiende una forma esencialmente conflictiva de ver la vida partida entre opresores y oprimidos en la que “salvo el poder todo es ilusión” que además justifica cualquier crimen como parte del presupuesto para lograr el paraíso del proletariado, entonces habría que ser bastante malvado (y amargado) para ser de izquierda.

Si por derecha se entiende la posibilidad de desarrollarse como individuo de acuerdo a sus propias capacidades en un juego con reglas iguales para todos, en el que la libertad entendida como posibilidad de desarrollo se defiende contra toda forma de control por parte del Estado, entonces habría que ser muy malvado para ser de izquierda. Pero si por derecha se entiende la defensa neurótica y manipuladora de los privilegios de unos cuantos poseedores de lo mucho mientras son muchos los que no tienen ni un poco para sobrevivir, entonces habría que ser muy malvado (y además cínico y autosuficiente) para ser de derecha.

image2713Type1

 

Si por liberal se entiende alguien que ama la libertad, que no se deja llevar por prejuicios y quiere a las personas en sí, pues ser conservador sería una locura represiva y estúpida. Pero si se trata de una renuncia de la verdad que da lugar a un libertinaje absolutamente carente de inteligencia y bondad, pues lo mejor es no ser liberal.

Si por conservador se entiende una persona que vive de una sana tradición desde la cual se abre a los nuevos tiempos como toda tradición inteligente debe ser, pues hay que ser conservador. Si por conservador se entiende una momia antipática y moralista que se anda disfrazando de trapos antiguos mientras está lleno de resentimiento por todo lo nuevo y vive anclado en un pasado glorioso como un marxista vive anclado en un futuro inexistente, pues mejor es no ser conservador.

 

Al final depende de cómo se use el lugar común, con lo que el sentido común nos dice que es mejor dejar de lado el lugar común y dejarnos de tratar de encasillar la realidad entre izquierda y derecha. Para un cristiano, ambas categorías son simplemente una discusión sobre el poder temporal y como tal uno puede coincidir o disentir con algunas cosas pero lo decisivo no está en ninguna de ellas sino en el encuentro con Dios y la coherencia para vivir según su Amor. Ni izquierdas ni derechas, ni conservador ni liberal, sino la realidad concreta de la persona. El Señor mismo se sacó todas las etiquetas y nos dijo: “ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta