Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Andres Delgado > La campaña de los matones: reflejo de una realidad

La campaña de los matones: reflejo de una realidad

Por: Andrés Delgado C.  Sin título

Quiero comenzar este artículo, afirmando desde mi limitado punto de vista, que estas elecciones probablemente sean las más volátiles y menos propositivas que hemos tenido a lo largo de nuestra historia republicana.  Este artículo está orientado a denunciar una actitud instalada en la política peruana de matonería, intimidación y ruido, por lo que buscamos hacer un llamado a la conciencia de los votantes para que busquemos centrarnos en propuestas y no en las ofensas entre candidatos.

Muchos se preguntan e interrogan en esta campaña el porqué de la incertidumbre que tiene la población para elegir al candidato de su preferencia. Tengo la certeza que cualquiera de nosotros está enfrentando o ha enfrentado (si ya tiene su voto definido) el mismo dilema. ¿Por quién votar? ¿Qué propone?

Bueno fuera que los candidatos presenten propuestas estructuradas, ordenadas y básicamente comprensibles para la mayoría de ciudadanos. Por el contrario, nos hemos encontrado con una execrable campaña mediática, donde predominan los insultos, imputaciones y calificativos dignos de cualquier pelea callejera; teniendo como resultado que la población no solo no reciba mensaje alguno, sino que se confunda por el estruendoso bullicio generado por las dimes y diretes incesantes.

No solo eso, sino que lo que me queda clarísimo es que según los propios candidatos, todo está mal en el país, todo debe reformarse porque se hizo mal y el candidato de turno, es más o menos el que arreglará todo de golpe, será el presidente que hemos estado esperando y que finalmente estará a la altura del cargo.

Paradójicamente, a este generoso ofrecimiento de rescatar al país, no se presentan propuestas concretaras para eso. Podría apostar que ocho de cada diez personas (estoy siendo generoso) no conocen más de tres propuestas claras de su candidato. Por su lado, la mayoría de respuestas de los partidos políticos se reduce a que debemos leer el plan de gobierno, pero si alguno de los temas no está claramente delimitado, afirman: “el plan es un esbozo general y a grandes rasgos de lo que se debe hacer”.

Mi opinión final es esta: una campaña enfocada en la reconstrucción y modernización de un Estado, con propuestas serias que sean parte de una visión reconciliada de país, son más que necesarias, permitiendo menor confusión y mayor información para la población.  Debemos dejar de lado la campaña de comer chicharrón, de ponerse a bailar en un estrado o de las inoportunas opiniones de unos sobre otros. Los candidatos de turno deben dejar de estar destruyendo todo lo que encuentran a su paso, sino que deben hacer esfuerzos que estén orientados a valorar los avances que cada gestión ha realizado (con sus errores y aciertos) y mantener el avance como país.

Estamos hartos que los candidatos busquen básicamente recibir la denominación “Salvador del Perú”, terminen polarizando a nuestra frágil y fragmentada sociedad, en vez de reforzar aciertos y reformular errores que se hayan cometido. De populismo, demagogia e hipocresía, ya hemos tenido suficiente con los ejemplos en Venezuela, Argentina, y ahora Brasil, al borde de la vacancia de su Presidente.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta