La campanita

Por: Roncuaz  roncuaz


La campanita

Como para no olvidar, la historia en cifras:

Finales del 2015: reforma electoral ¡Reforma electoral! ¡A cuatro meses de las elecciones!

Enero del 2016: ¡Se promulga la ley electoral con los candidatos ya inscritos según la legislación anterior! ¡Un candidato mal inscrito comienza, sonriente, su carrera! ¡21 candidatos! ¡Más que en la carrera de Ben Hur!

Febrero del 2016 o por ahí: comienza la exclusión del candidato mal inscrito, para luego de subir y bajar del JEE al JNE y viceversa, terminar excluido con 15% o más de intención de voto al mismo tiempo que se excluía a otro candidato por repartir dádivas. Dicho sea de paso este candidato es un fenómeno alucinante que daría para varias tesis de ciencias sociales, no tanto por su existencia en sí sino por su crecimiento político inversamente proporcional a su cultura y honestidad intelectual.

diariouno tachas
Fuente: Diario Uno

Marzo 2016: lluvia de tachas, apelaciones, más tachas, más apelaciones. La no exclusión de una candidata que, puesto en blanco y negro, hizo lo mismo que el candidato excluido.

En fin. Estas elecciones vienen siendo tan complicadas, confusas, mal organizadas, atrabiliarias, tan llenas de esas vueltas de tuerca mal hechas de las novelas baratas, que han generado un ruido gigantesco, han despertado al justiciero que todos llevamos dentro, para un lado o para el otro, ha puesto la opinología irresponsable en el centro de todo, nos ha llenado hasta la saciedad de ataques mal sustentados y defensas más débiles aún que suenan como canciones de reggaetón.

Y mientras tanto, en algún lugar silencioso y sereno del país, el sentido común y, sobre todo la honesta búsqueda del bien común son el tintineo de una campanita en medio de un concierto chicha que resuena con parlantes de dos pisos. Y aunque nadie escuche no debe dejar de tintinear. Jamás se debe perder la esperanza.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta