“Las encuestitis”

Por Diego Cáceres


“Las encuestitis”

Nuestra sociedad sufre de muchos males, muchas enfermedades, dolencias y síndromes; uno de ellos es el síndrome de la “encuestitis”. Todos nosotros durante el presente año hemos sufrido una avalancha de diversas encuestas, no solo en un contexto nacional (por las elecciones) sino también por diversos acontecimientos que se desarrollado durante el presente años como lo son el Brexit, el “acuerdo” de paz en Colombia y las más importante las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Lo curioso de todo esto, es que en su mayoría los pronósticos de las encuestas fallaron de forma estrepitosa. Según ellos, todos estaban a favor de la paz en Colombia, Clinton iba a ganar, el Brexit nunca ocurriría y hubiéramos tenido otro inquilino en palacio de gobierno. Pero el síndrome de las encuestas no acaba ahí, no contentos con esto cada cierto tiempo aparecen (como si se trataran de duendes molestosos) las famosas encuestas de aprobación de las diversas figuras políticas.

Está bien, es sensato saber qué opina las personas sobre el desempeño de las autoridades pero resulta que estas encuestas aparecen hasta el cansancio. Me remito al pasado y veo que hay encuestas de aprobación justo al día siguiente de tener nuevo presidente. Como una persona va a aprobar o desaprobar el desempeño de las autoridades si todavía no han pasado ni 24 horas y todo lo que hace son ceremonias protocolares.

Pero las encuestas otra vez atacan, según las últimas encuestas (hasta el 11 de noviembre, según Ipsos) la aprobación de nuestro presidente es la de 51% mientras el 35% lo desaprueba y el 14% no precisa. Repito, es sensato saber lo que opina las personas pero también hay que entender (y hacer entender) que en 100 días nadie puede cambiar el país y solucionar los diversas problemas, nadie por muy bueno que sea (o en su defecto alguien muy malo) puede hacer cambiar las cosas de forma radical ni para bien ni para mal.

Nadie en 100 días puede reactivar la economía, parar la inseguridad ciudadana, resolver los más de 200 conflictos sociales que hay en el país, hacer las investigaciones correspondientes al anterior gobierno, mejorar la educación, limpiar el poder judicial, mejora el sistema de salud, reducir la pobreza, etc. Todo toma su tiempo y todas las cosas anteriormente descritas no son ni fáciles ni son del día para el otro. Todo debe seguir un debido proceso pero tampoco hay que ser muy lento en estos.

Creo que el tiempo correcto para evaluar el desempeño de todas las figuras políticas debe ser entre períodos más largos y dejarlos trabajar.

En estos primeros 100 días lo hecho por el presidente Kuczynski no es mala pero aún le faltan mucho que demostrar y creo (según mi punto de vista) que no debe de obsesionarse con las diversas encuestas y debe enfocarse en lo que realmente alarma al ciudadano de a pie: la seguridad.

Por el ahora (creo) que su función principal es la lucha contra la delincuencia y el crimen organizada, después la reactivación de la economía y luego de eso lo demás.


“Las encuestitis”
2 votos con un promedio de 4.5 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta