Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Diego Cáceres > Nuestra antipática obligación

Nuestra antipática obligación

Por: Diego Cáceres


Nuestra antipática obligación

Dentro de los tres años nuestro país será sede de los juegos panamericanos, para la explicarla de manera resumida los panamericanos es la segunda o la tercera competencia más importantes después de los juegos olímpicos (aún existe una discusión sobre esto), se realiza cada cuatro años donde participan atletas provenientes de 41 países que integran la ODEPA (Organización Deportiva Panamericana) y nuestro países fue designado como la próxima sede y por ende debe de destinar presupuesto para hacer la villa deportiva y poder satisfacer de la manera más óptima este reto.

La pregunta está instalada, ¿vale la pena hacer los panamericanos para el país? Esta pregunta hay que analizarla desde varios puntos de vistas y de diversas ópticas ya que si solo optamos por una sola caeremos en el facilismo y la irresponsabilidad.

Primero se tienen previsto invertir un aproximado de S/. 4,000 millones para la construcción, remodelación e instalación de los equipos además este monto puede variar en el tiempo. Segundo se tiene poco tiempo ya que durante este lapso las obras se han detenido por las elecciones donde se vivía incertidumbre sobre nuestro futuro como país. Tercero si el Perú como anfitrión no cumple con lo pactado las consecuencias son diversas como: el país no puede participar en ninguna competencia organizada por el comité olímpico, los peruanos que ganen medallas no serán contadas en el palmarés del Perú, nuestra imagen como país quedaría mal ya que seremos vistos como el país ineficiente y desorganizado que no puede organizar unos juegos. Cuarto, según varios proyecciones durante el desarrollo de esta competencia el turismo de verá beneficiado y por ende tendremos un importante retorno sobre inversión. Quinto, nuestro país está pasando por una crisis de seguridad ciudadana.

Con estos puntos comienzo con la evaluación, en la económica se habla mucho del costo de oportunidad, en pocas palabras es el valor de la mejor alternativa posible a la que se renuncia para llevar a cabo una acción o decisión económica. Esos S/: 4,000 millones en vez de ser usados en educación, seguridad, salud, sanidad, etc. Serán usadas para hacer unos juegos que duran varias semanas. Otro tema que preocupa es la seguridad y el transporte, si un deportista de elite sufre un asalto o pierde una competencia por “walk over” por no llegar a tiempo sería una pena y una falta grave para los organizadores.

Muchas opiniones mencionan que esto es una pérdida de dinero y ya llaman a las próximas instalaciones elefantes blancos y por eso es necesario hacerse la pregunta ¿Cómo se manejarán los escenarios después de todo esto? ¿Dónde está la gestión deportiva?

El Perú tiene la una antipática obligación de hacer los juegos panamericanos porque las consecuencias son aún más graves. Y tienen una responsabilidad mayor después de haber concluido los juegos, una responsabilidad con el deporte y los valientes deportistas que hidalgamente compiten como puede (muchos veces con sus propios recursos) en los diversas competencias. Lo lamentable de todo es que los viejos usos de la política estarán ahí presenten, si las cosas van mal muchos congresistas, voceros, ex ministros, opinologos, columnistas y periodistas saldrán a pedir explicaciones, pedir cabezas decapitadas de los responsables. Estarán ahí como buitres (con el debido respeto a los buitres) esperando que algo salga mal para salir y carcomer a sus víctimas. Solo espero que los juegos panamericanos en materia organizativa sea un éxito para el país y que promuevan el turismo y den un alto retorno sobre la inversión (según las proyecciones seria aproximadamente unos $250 millones).

P.D.: Quien fue el “iluminado” que postulo al país como sede de juegos panamericanos, primero debemos ser una sociedad con altos niveles en seguridad, educación, salud, etc. para permitirnos esto. Soy partidario de que los mega – eventos (olimpiadas, panamericanos, mundiales, etc.)  Solo se realicen en países y ciudades que cumplan ciertas rigurosas condiciones. El ejemplo de no hacer esto es Grecia.


Nuestra antipática obligación
1 voto con un promedio de 5 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta