Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Roncuaz > Perplejidad de género

Perplejidad de género

Por: Roncuaz     


Perplejidad de género

Si se habla de respeto y hasta amor por las diferencias de género ¿Por qué se reclama su igualdad?

Se me ha precisado que no es igualdad de género como tal sino igualdad de oportunidades ¿Por qué entonces se le llama “igualdad de género” y no “igualdad de oportunidades” o, como ya se hacía antes, “equidad”?

Además, aunque suene bien y deseable ¿Realmente es posible que algo tan azaroso por definición como las oportunidades se puedan gestionar sin atropellar las decisiones libres de las personas? ¿Quién puede determinar esta igualdad de oportunidades y cómo? ¿El Estado por decreto? ¿La sociedad civil? ¿La empresa? ¿El mercado? ¿Los hombres concedérsela a las mujeres? ¿Las mujeres quitárselas a los hombres? ¿Cuáles mujeres? ¿Cuáles hombres?

Si a mi hija le gusta jugar con muñecas y a mi hijo con carritos ¿Debo preocuparme por haberles impuesto un rol de género? Si intento cambiarles los juguetes e insisten en sus roles ¿Qué hago? ¿Me visto de mujer? ¿Les leo el currículo? ¿Les pongo los videítos de don Salvador y la ministra Martens?

 

Si los roles de género son imposiciones de la sociedad ¿La igualdad de género no lo es también? ¿O brota naturalmente de los individuos sin influencia de la sociedad? Parece que no porque de hecho la desigualdad existe más que la igualdad o no se reclamaría esta.

Si uno nace con un determinado color de piel ¿Sería sano que no lo acepte y viva queriendo a pura fuerza de voluntad cambiarlo? Luego, si, como dice el currículo, el sexo es una característica física de nacimiento ¿Por qué se considera sano que uno no la acepte y construya sobre ella un género distinto? ¿Por qué se considera sano que un hombre quiera ser mujer o viceversa? (hasta donde he leído eso se llama “disforia de género” y está en el DSM) ¿No debería más bien aceptar su sexo en lugar de pelearse con él?

Defendiendo la necesidad de la palabra “género” en el currículo dice la ministra que “género” no es sólo una palabra sino un concepto, un concepto en un contexto evidentemente especial porque se ve que no es fácil de entender, ese contexto suponemos es a su vez un desarrollo conceptual, una visión específica de la realidad que le da un significado diverso al que normalmente entendemos por esa palabra (un tipo de tela, una nota de la esencia o el uso que se hace de la palabra en el lenguaje que implica el masculino, el femenino y el neutro) y le da una carga sociológica y cultural que tiene que explicarse, aceptarse y asumirse ¿No es eso exactamente una ideología? (quitémosle la carga negativa, en neutro, lo es).

¿Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Transgénero (hasta ahí sabía yo) son géneros independientes del sexo? Si es así ¿Eso es bueno, malo o neutro? Si es bueno debemos enseñarlo a los niños desde muy pequeños. Si es malo, a nadie, mucho menos a los niños. Si es neutro (ni malo ni bueno) y sólo se quiere decir que hay gente que hace con su género cosas independientes de su sexo, pues es un asunto privado ¿No? No se trata de andar por ahí predicando qué hace uno con su sexo. A mí personalmente ni me interesa ni creo que debería interesarme. Y a los niños menos. Cuando tengan edad ellos se darán cuenta, como dice Moonlight en la mejor frase de toda la peli, digo, porque el protagonista muchas frases no dice.

Lo que sí, toda violencia injusta, el odio, todo fanatismo y abuso, sea por la razón que sea, debe ser erradicado, esa es una lucha que vale la pena en educación. Pero con tanto ruido como ha hecho este rollo del “género” pues no se ve tan claro.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta