Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Cesar Sánchez > Piedra de Trueque: Ganando por huaycover

Piedra de Trueque: Ganando por huaycover

Por: César Félix Sánchez Martínez


Piedra de Trueque: Ganando por huaycover

Las cosas se han venido poniendo muy interesantes. No han sido excesivamente sorpresivas pero igual el espectáculo político-electoral está en un verdadero nudo de su trama. La ventaja de Keiko, muy sostenida al inicio, aunque tenía algo de ilusión estructural por no considerarse el número de indecisos que se va agostando a medida que se acerca la temida o anhelada última semana, se ha ido reduciendo. Las usuales encuestas que circulan en estruendosa clandestinidad por las redes sociales lo revelan así. Incluso, en algunos ámbitos se sospecha de un posible empate.

¿Qué ha sucedido? En primer lugar, el viejo síndrome del puntero. Aquel candidato que ha estado más sostenidamente en primer lugar, sea en las encuestas, sea en las lides electorales reales, va a agotándose, como un caballo de un húsar británico en las llanuras de Balaclava, a fuerza de desangrarse por balazos, shrapnel, metralla y por el propio agotamiento de una carrera ejemplar. Hay que reconocerle a Keiko que manifestó más resistencia que anteriores punteros destronados muy rápidamente, como Castañeda o Valentín Paniagua. Pero el asunto es que ya no está cargando contra un simple pelotón de mujiks con mosquetones, sino contra una formidable trinchera –formada en los últimos momentos, claro está, pues el antifujimorismo, entre alelado por la sorpresa de su fuerza y loco de indignación, no pudo desgastarla con acierto sino hasta hace muy poco – erizada de artillería naval y de campaña, de picas y fosos, y de toda clase de armas de calibre y alcance diverso.

Está cargando contra todo  el establishment peruano de los últimos 50 años: el agonizante PPC, AP (línea Mesías),  el brazo liberal y masónico del APRA (el más antiguo), el velasquismo burgués de Nadine, la izquierda marxistoide y compañera-de-ruta del Frente Amplio y esa extraña versión gringa de don Pedro Beltrán que es PPK (además del Belaunde postmoderno y vacilante que responde al nombre de Julio Guzmán). El grupo El Comercio la ha condenado a muerte. Rival formidable, este último, pero no infalible. Los muertos que El Comercio mató gozaron de bastante buena salud después de sus condenas mediáticas a muerte (recordemos el APRA y el belaundismo en 1968).   Y esa es la segunda razón de su decrecimiento, este cargamontón, este arrejunte motivado por el pánico, variopinto hasta la perplejidad y –en algunos perros casos – hasta el asco puede revolcar a Fujimori. Es ciertamente difícil sobrevivir a tales oposiciones. La naturaleza gregaria del elector promedio, sometido especialmente a un bombardeo unidireccional mediático, a nivel macro (televisión y portadas de diarios) y micro (redes sociales)  que le hace ver en la posible elección de Keiko el inicio del apocalipsis. Eso se llama perder por huaycover. Es decir, no fracasar por los mayores méritos del adversario, sino porque toda una masa aluvional de enemigos heterogéneos e incluso opuestos entre sí convienen por un instante en ahogarla.

Si gana PPK, ganará por huaycover. Con la tercera fuerza en el Parlamento. ¿Se animará a gobernar con el narcopartido de la hija del Ladrón, que es también Ladrona?  ¿No lo hará eso cómplice-de-no-sabemos-qué a los ojos de sus moralistas electores? Si hay algo peor a un Frente Popular liderado por la izquierda es un Frente Popular informal que no sabe que está siendo liderado por la izquierda. Verónika ha sido la pieza fundamental del huaycover victorioso. Huaycover que, de triunfar el domingo, se prolongará hasta devorar al mismo PPK.  Será un Bustamante y Rivero liberal, ochentón y gringo.


Piedra de Trueque: Ganando por huaycover
2 votos con un promedio de 4.5 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta