¿Se puede evangelizar así?

Por: Rodrigo Cárdenas Jimenez

¿Se puede evangelizar así?

Nos ubicamos en un 11 de octubre 1962. El mundo se encuentra en medio de la guerra fría y existe el mayor predominio de gobiernos comunistas a lo largo y ancho del planeta en toda la historia. La Santa Iglesia Católica inicia un nuevo concilio, el Concilio Vaticano II, convocada por el papa Juan XXIII y posteriormente culminada por el papa Pablo VI. Sin duda este acontecimiento dentro y fuera de la Iglesia ayudará a la comprensión de la misma en la actualidad. El Concilio Vaticano II tuvo entre sus principales objetivos: Reconocer las nuevas necesidades del hombre actual y actualizar a la iglesia a los tiempos venideros de manera general, es por eso que a diferencia de otros concilios ecuménicos, en este interviene una  gran participación de otras religiones, así lo describiría el mismo Pablo VI en uno de sus discursos al cierre del concilio: «La Iglesia del Concilio se ha ocupado mucho…del hombre tal cual hoy se presenta en realidad. Una simpatía inmensa lo ha penetrado todo. El descubrimiento de las necesidades humanas… ha absorbido la atención de nuestro sínodo. Una corriente de afecto y de admiración se ha volcado del Concilio hacia el mundo moderno»

Si le preguntaran al autor acerca del Concilio Vaticano II, sin duda respondería que trajo consigo cosas positivas, embarcadas en un gladius de doble filo, además de que puede dar claramente testimonio de estas, pero el análisis que quiero hacer en este escrito es acerca de algunas estadísticas y en algunos casos, predicciones, habiendo utilizado métodos de proyección. Estos indicadores estadísticos están plasmados en el libro de Kenneth C. Jones: «Index of Leading Catholic Indicators». Todos los estudios estadísticos se realizaron en los Estados Unidos.

Los sacerdotes en el año 1930 era de 27000 y 58000 en 1965.En el año 2002 se registraron alrededor de 45000 sacerdotes. Con una proyección al 2020 de 31000 sacerdotes donde 15000 de ellos cuenta con una edad menor a 70 años. Con un descenso del 180 por ciento del año 65 al 2020.

Las ordenaciones sacerdotales en el año 1965 fueron de 1575.En el año 2002 las ordenaciones fueron de 450, con un descenso del 350 por ciento.

En cuanto a los seminaristas en 1965 generaban un total de 49000. En el 2002 esta cifra bajo a 4700 con una disminución del 1000 por ciento, aproximadamente. Lo que trajo por consecuente que los seminarios fueran vendidos y posteriormente convertidos en museos o discotecas como lo ocurrido en Francia.

Las escuelas parroquiales Primarias en el año 1965 eran un total de 10503 y 6603 en 2002. El número de estudiantes decayó en un 230 por ciento de 4.5 millones a 1.9 millones. Sin escuelas donde se transmita la fe habrá cada vez menos feligreses.

El número de religiosos dedicados a la educación tampoco fue la excepción. De 12000 en el año 1965 se redujo a 5700 en el año 2002 con una proyección de 3100 para el 2020.

Sin embargo existe un indicador que no ha disminuido, las anulaciones matrimoniales. En 1965 hubo 338 anulaciones, lamentablemente para el año 2002 esta cifra aumento a 50000. No cabe duda que algo se debe hacer, ya que la familia es corazón de la fe, donde se nutre y crece con vigorosidad. Como dice nuestro Santo Padre Francisco: « Que precioso es el valor de la familia, como lugar privilegiado para transmitir la fe»

La primera vez que revise estas cifras, me preguntaba, ¿Tal vez necesitemos una nueva renovación a la luz de estos tiempos y particularmente de estas nuevas estadísticas?

Decía Héctor Roberto Chavero guitarrista y escritor argentino: «Le tengo rabia al silencio» al silencio que calla y no al que medita se refería.


¿Se puede evangelizar así?
13 votos con un promedio de 4.15 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta