Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Eduardo Rivera > Secuelas de una batalla (campal)

Secuelas de una batalla (campal)

Por: Eduardo Rivera García.


Secuelas de una batalla (campal)

Batalla campal, así podríamos definir lo que todos los peruanos hemos vivido hasta hace unas semanas, más exactamente hasta el 5 de junio y quizás algunos días después que duró la contabilidad de bajas por cada lado.

Hasta hoy 15 de junio, no se ha pronunciado el Jurado Nacional de Elecciones (organismo al que le corresponde proclamar vencedor), la diferencia es tan pequeña entre ambos contendores que podría voltearse a favor de “la perdedora” si se diera que en las mesas de actas observadas ella sacó 100% y el otro lado 0%, eso es posible si, pero a la vez sumamente improbable, entonces es por eso, que aunque no hay aún el 100% de actas contabilizadas ya todos han reconocido los resultados.

Hoy siguen muchos reclamando que la candidata de la nueva futura mayoría congresal, pues 73 congresistas tendrán los naranjas a partir del 28 de julio del presente año, se acerque al viejito vencedor y le exprese su saludo, algo que aún no ocurre y que difícilmente ocurra, por eso de los orgullos que tenemos todos los seres humanos. Si bien razones para seguir molestos tienen los naranjas, pues el ataque contra ellos fue excesivo, lleno de falsedades, de infundios de tinte rojo, de esos que enlodan honras por que no conocen ni valoran lo que es el honor, como digo, si bien hay razones fundadas para no acercarse, también hay razones para si hacerlo y una de esas razones es que los naranjitas después de lo que hicieron en los 90 no deberían darse tanto por ofendidos, pues ellos ofendieron al país en lo más profundo y sin embargo una parte significativa de la población los ha perdonado y los apoya; y ellos están buscando el apoyo de más peruanos, por lo que los gestos que ellos piden del pueblo deberían mostrarlo con su contendor justamente por el pueblo, pues por sobre cualquiera de esas razones para no conversar, está el Perú y ambos grupos tienen la obligación de hacer que estos 5 años el Perú sea viable, si ambos asumen su responsabilidad desde el lugar en el que el pueblo los ha colocado y colaboran mutuamente, será un paso importante para el país pues del éxito de ellos, será el éxito del Perú y eso significara el fracaso de las izquierdas, de esos que viven muy bien a costa de la miseria e ignorancia del resto.

Se vienen buenos tiempos para el país, toca recoger todos los estropicios que dejó la batalla, asumir que el país lo construimos todos, las autoridades, pero también los ciudadanos de a pie, TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS SOMOS RESPONSABLES DEL FUTURO DE NUESTRA PATRIA Y SOBRE TODO DEL PRESENTE, DE HACER QUE CADA DÍA SEA UNA PATRIA MEJOR PARA TODOS EN LA QUE PREVALEZCA EL RESPETO MUTO.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta