Una reforma deforme

Por: Roncuaz   roncuaz

No hay que ser experto en derecho ni muy astuto para darse cuenta de que la reforma electoral ha sido un auténtico y completo desastre que pone en riesgo la precaria democracia que tenemos en el país. Un botón de muestra es el ya célebre artículo 42 de la ley de partidos políticos que se ha invocado para excluir a un candidato y, por un acto que en esencia es el mismo, dejar a otro seguir en carrera. He aquí el dichoso párrafo:

“Las organizaciones políticas, en el marco de un proceso electoral, están prohibidas de efectuar la entrega, promesa u ofrecimiento de dinero, regalos, dádivas u otros obsequios de naturaleza económica, de manera directa o a través de terceros, salvo aquéllos que constituyan propaganda electoral, en cuyo caso no deberán exceder del 0.5% de la UIT por cada bien entregado como propaganda electoral.”

Fuente: Pinterest
Fuente: Pinterest

Una buena ley es clara, esta es mala. Cabría preguntarnos:

¿Cuál es el marco de un proceso electoral? ¿Cuándo se inicia y cuando termina el proceso? ¿Desde la inscripción hasta las elecciones? ¿Cuáles eventos se consideran parte de ese marco? ¿La vida privada de los candidatos se considera dentro del proceso? ¿Cuál es el límite de esa vida privada? ¿Se puede regalar dinero o pagar servicios del propio bolsillo del candidato como acto de solidaridad? ¿La entrega, promesa u ofrecimiento de manera directa o por terceros, qué significa en la práctica? ¿Un tercero tiene que estar acreditado como tercero? ¿A qué se refiere el artículo con “naturaleza económica”? ¿A qué con “propaganda electoral”? ¿Si se entrega esta propaganda electoral que no excede los 19.5 soles tendría que hacerse por persona o por evento?

Más preguntas: si el voto es secreto ¿Regalar algo condiciona un voto o sólo lo influye? Si sólo lo influye ¿No es lo mismo que hacer propaganda, es decir influir? Si se convocó a elecciones con la normatividad anterior ¿Se puede sancionar a alguien con esta que aparece después y en pleno proceso? ¿No es como cambiar las reglas a medio camino? ¿Cómo puede ser que un candidato comience su campaña si no estaba correctamente inscrito?

Sería interminable mencionar los casos posibles pero daría material para el humor (negro por cierto). Al final todo queda a la interpretación del jurado, con lo que la ley evidencia su enorme debilidad en varios frentes y se despiertan suspicacias fundamentadas sean cuales sean sus decisiones. Parece que nos va a quedar la única opción de seguir adelante y terminar este proceso tan mal hecho en aras de no perder esta democracia nuestra que tan bien expresa nuestra improvisación y mediocridad. O sea, una vez más el popular: ¡Así no má, on!

Y como colofón queridos legisladores: “Aquéllos” no lleva tilde, ejem.


Califica esta publicación

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta