Valoremos el oficio

Por: Mauricio Rodriguez – El violinista del Titanic


Valoremos el oficio

Conozco a alguien que está  organizando una especie de “juego real/evento” en un lugar alejado de la ciudad.

La publicidad (bastante nutrida) explica que es una franquicia internacional que viene por primera vez a Perú, y que el primer episodio será en Arequipa. ¡Vaya suerte!

Para la realización de dicho evento/juego se necesitan muchos actores y entusiastas de la actuación. Para esto, tengo entendido según la propia publicidad del evento, que se han realizado castings a fin de encontrar el personal necesario para llevar a cabo el evento.

Tuve una breve conversación con esta persona y le pregunté sobre las condiciones de trabajo que se ofrecían.

El horario, para los actores, es de cuatro de la tarde (4:00pm) hasta las seis de la mañana del día siguiente (6:00am) sumando un total de catorce (14) horas. Luego, como es natural, pregunté sobre la remuneración, a lo que la respuesta fue: “Para extras, en este primer episodio, no hay pago ya que por manual de marca de la franquicia es su prueba en terreno para que pasen al staff y viajen con nosotros a nivel nacional”.

Mi sorpresa fue inmediata. Empecé a indagar sobre dicho evento en cuanto a las condiciones laborales de los actores. Hable con otra persona la cual ha sido convocada a participar en el evento después de rendir el respectivo casting.

Dentro del juego hay dos grupos de actores, aquellos que son los principales y los extras, ésta persona está en el grupo de los actores principales.

Ya informado de la situación inicial (sobre los horarios y la ausente remuneración) le pregunté de forma directa. Me respondió que no sabía si le iban a pagar o no, que la verdad ni preguntó sobre el tema. Inmediatamente la reprendí sobre esto. No soy profesional, me dijo, doy lo mejor de mí pero no puedo exigir nada, además ellos me están dando la oportunidad, para mi es suficiente que confíen en lo que puedo hacer.

Ambas conversaciones me dejaron un mal sabor de boca.

El mundo del teatro es muy pequeño, sobre todo en Arequipa, así que empecé una pequeña indagación sobre el tema.

Muchas veces en el arte se realizan eventos, obras, y producciones por amor al arte. Y es que es natural. Conozco muchos artistas que se inmiscuyen en proyectos por el simple hecho de hacerlo, por la experiencia, por lo gratificante que es, etc. Generalmente estos espectáculos son gratuitos, o destinados a recaudar lo suficiente para pagar el local donde se llevará a cabo la representación, o para donar este dinero a algún fin.

La entrada a dicho evento costará, setenta nuevos soles (S/. 70.00) en preventa y luego de una fecha establecida costará noventa nuevos soles (S/. 90.00), cuentan con distintos auspiciadores (todos identificados con nombre y logo en su fan page en Facebook), en la publicidad se menciona continuamente que la empresa que trae dicho evento es un franquicia multinacional, tienen diversos puntos de venta a lo largo y ancho de la ciudad, han realizado activaciones tanto en las calles como en distintos centros comerciales. Está claro que la empresa organizadora tiene un fin netamente comercial, alguien va a ganar dinero, o está ganando dinero con este evento, entonces ¿Por qué no pagarle a los actores? ¿Esas personas no están haciendo acaso un trabajo? ¿Es legal no pagarles? ¿Es ético?

Vivir del arte en el Perú es una travesía. Hay personas que hacen un esfuerzo terrible para que se dé el respeto al oficio. Personas que trabajan duro para que se reconozca lo que hacen precisamente como un trabajo.

Creo que en este tema hay dos puntos que deben tocarse, el primero de ellos referido a la empresa organizadora.

¿Es correcto hacer dinero a costa de otros? Esas personas, en el ánimo de vivir una experiencia, van a pasar catorce (14) horas trabajando (para empezar a llamar las cosas por su nombre) en su evento/juego, a los cuales no se les va reconocer de manera salarial este esfuerzo, bajo la premisa de “estar bajo prueba”.

¿Qué sucede si ninguno de los participantes resulta calificado para hacer la gira nacional? ¿Repetirán el casting en otra ciudad? ¿A esos actores se les pagará? o ¿También estarán bajo prueba? ¿Por qué tiene que estar bajo prueba si pasaron un casting?

Para cualquier vínculo laboral o comercial entre empresas o particulares es necesario realizar un contrato en el cual se exprese de forma clara los términos pactados entre ambos. ¿Se han hecho contratos con los actores? ¿Las condiciones laborales están claras?

Qué sucedería si uno de los auspiciadores de dicho evento le dice a la empresa: “vas a poner nuestro logo en tu evento, pero todavía no te vamos a dar ningún auspicio, estas en un periodo de prueba, si lo pasas, recién te auspiciamos con dinero pero en otra ciudad, eso sí, sin contrato de por medio”, ¿Qué pasaría entonces?

La empresa organizadora seguramente dirá: “esos actores han aceptado nuestros términos”, lo que nos lleva al siguiente punto.

Es nuestra obligación hacer respetar nuestro trabajo. Toda actividad laboral debe tener una remuneración. Como ya dijimos esta actividad es netamente comercial, aquí no hay fines altruistas ni humanos, el fin es generar dinero, entonces, ¿Por qué no cobrar si están realizando trabajando? Es tiempo y esfuerzo invertido.

Veo a muchas personas que por el entusiasmo de actuar aceptan este tipo de “ofertas” en las cuales dan mucho para no recibir nada más que la experiencia. Hay muchos actores que dedican su vida a perfeccionar su técnica, viven constantemente estudiando y formándose; si en algo se respeta su esfuerzo y su lucha por hacer de esto un medio de vida, por favor, haz que valoren su trabajo.

No regales aquello que debe tener un precio. ¿Qué sucedería si habláramos de otra profesión,  sobre el derecho, la medicina o la arquitectura?

Esta desagradable “política” se presenta en muchos lugares del arte, no se ponen las cosas claras, se vive una incertidumbre.

Respetemos y hagamos respetar el arte en nuestro país, arte que mucha falta nos hace. Exijamos propuestas claras, no regalemos aquello que tiene un precio solo por la emoción de estar.

Valoremos el oficio, ¡Por favor!


Valoremos el oficio
7 votos con un promedio de 5 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta