Transformando el Perú > Opinión y Análisis > Melissa Valdiglesias > ¿Y ahora quién podrá salvar Las Bambas?

¿Y ahora quién podrá salvar Las Bambas?

Por: Melissa Valdiglesias


¿Y ahora quién podrá salvar Las Bambas?

Nuevamente después de un año, el suelo del departamento de Apurímac se vuelve a teñir de rojo. Tras la muerte del ciudadano Quintino Cereceda, así como el reporte de más de una veintena de policías heridos (algunos de gravedad), la semana pasada hemos sido testigos que el conflicto social en Las Bambas, que estuvo un tiempo dormido, ha retornado con fuerza y ha significado el primer derramamiento de sangre en el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

Pero a todo esto, ¿Cuál es el problema en Las Bambas?

Esta situación tiene una larga historia, y esta comienza tras la venta del proyecto que hizo Xstrata Copper al Consorcio conformado por MMG Limited, Guoxin International Investment Co. Ltd y CITIC Metal Co. Ltd en abril de 2014. Hasta esa fecha, si bien se registraron algunos conflictos entre las comunidades aledañas al proyecto y la empresa, la relación se caracterizó por ser positiva, llegándose a reconocer a Las Bambas como un modelo de responsabilidad social corporativa e inversión minera socialmente responsable. Téngase presente que, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aprobado en el año 2011, fue trabajado previa consulta previa a los pobladores, quienes participaron activamente del mismo.

Sin embargo, tras la venta de su participación, los nuevos propietarios del proyecto, consideraron realizar unas modificaciones al proyecto, como es la construcción de una planta de molibdeno, así como el transporte del mineral mediante camiones, dejando la idea inicial de utilizar un mineroducto.

Para tal efecto, se acogieron al “Proceso de promoción de las inversiones y de simplificación de trámites”, aprobado mediante Decreto Supremo 054-2013-PCM, en este caso, no necesitaron modificar el EIA, y en consecuencia, someterse a un nuevo proceso de consulta previa, siendo su única obligación la presentación de un Informe Técnico Sustentatorio (ITS), en el que se justifiquen que los cambios al proyecto no son significativos[1].

Volviendo a la actualidad, el motivo de la protesta, de acuerdo a lo comunicado por los dirigentes, fue que los nuevos propietarios de Las Bambas (descritos anteriormente) no comunicaron a las autoridades y representantes de las comunidades las modificaciones que realizaron al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero, además de que no se realizó una consulta previa para tal modificación. Por esta razón, solicitan la demolición inmediata de la planta la demolición, toda vez que la consideran contaminante. Asimismo, que se construya el mineroducto comprometido, o en su caso, que se pague un derecho por el uso de la vía por los camiones que transportan el mineral.

Pese a los inconvenientes, el gobierno está poniendo sus mejores esfuerzos para poder solucionar este conflicto. Se ha instalado una mesa de diálogo multipartidaria, conformada por la Empresa, los dirigentes sociales y el Gobierno, que busca poner fin al conflicto social que pone en riesgo un proyecto que participa en 1 a 1.5% del PBI nacional, de acuerdo a las declaraciones del Director de la Sociedad de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Carlos Mario Caro, y que cuenta con reservas minerales de 6.9 millones de toneladas de cobre[2] y que junto con proyectos como Toromocho y Cerro Verde, representan la punta de lanza en la minería nacional.

[1] Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, “Las Bambas: Cinco puntos que nos ayudarán a entender el Econflicto”, en http://www.actualidadambiental.pe/?p=33019 [Revisado el 17 de octubre de 2016]

[2] La República, “Todo lo que debes saber sobre el conflicto en Las Bambas”, en http://larepublica.pe/ politica/706865-todo-lo-que-debes-saber-sobre-el-conflicto-en-las-bambas, [Revisado el 18 de junio de 2016]


¿Y ahora quién podrá salvar Las Bambas?
1 voto con un promedio de 4 estrellas

Comentarios

comentarios

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Comenta